el nordestino
jueves, 14 de diciembre de 2017   10:09 
facebook twitter gmail

Columnas de Opinión
Sacha Aníbal Cardona Benítez
Sacha Aníbal Cardona Benítez
La importancia de Las Residentas en la Guerra contra la Triple Alianza
“En Paraguay la mujer tiene un rol muy importante en la historia desde la época colonial y también en el período independiente. Es un tema de estudio bastante nuevo el género dentro de la historiografía, porque en muchos países en la página de la historia el rol femenino no tenía un papel tan preponderante; o la propia historia oficial no lo ponía tan en alto”.

 “Pero en Paraguay se da algo distinto, siempre la figura femenina ocupó las páginas de la historia, ya sea de una forma favorable a las políticas de los gobiernos de esas épocas o dándose un poco de silencio a aquellas mujeres más rebeldes y que la historiografía actual está trayendo a luz”.
“Se tiene en cuenta el rol que las mismas tuvieron en determinados momentos de la historia de Paraguay. Allí entran las figuras de las Residentas y también la figura de las Destinadas. Las Residentas eran aquellas mujeres que acompañaron al Ejército Nacional durante todo el trayecto llegando hasta Cerro Corá. Las Destinadas fueron aquellas mujeres que sus familiares o esposos cayeron en trampas políticas o en adversidad por el Mariscal Francisco Solano López. Estas fueron enviadas a verdaderos campos de concentración de la época. De allí el término destinadas a sitios muy remotos. Después del final de la guerra fueron rescatadas por las fuerzas aliadas que avanzaron sobre esta zona del actual departamento de Amambay”.

“El Mariscal López llegó a la antigua Punta Porá el veintisiete de enero de mil ochocientos setenta acompañado de los restos de sus ejércitos y también de hombres de edad avanzada,  de niños y principalmente mujeres. Este caso es el caso de Las Residentas, que acompañan por la Picada de Chirigüelo hasta el último cuartel general que se estableció en el local conocido como  Cerro Corá, a orillas de dos arroyos, el Aquidabán y el Aquidabán Nigüí.  Allí quedan el catorce de febrero hasta el primero de marzo, fecha de la última batalla donde fueron sin duda terribles los acontecimientos”.

“Si bien la batalla fue rápida, esto fue una verdadera masacre en la cual se le asesinó al Presidente de la República, el Mariscal Francisco Solano López. Si bien para la época ya había un gobierno provisorio en la capital ocupada, aquí estaban las fuerzas que resistían a esa ocupación. Las mujeres eran grandes víctimas también de ese acontecimiento; muchas fueron violadas, otras se ocultaron en medio de la selva, retornando sólo a mediados del mes de marzo. Algunas fueron capturadas y fueron sumándose a la gran caravana de prisioneros que tuvieron que ir caminando hasta Concepción. Si bien estaban a grandes distancias de sus respectivos valles, algunas trataron de regresar a su antiguos pueblos de origen.”
“Algunas de estas mujeres en ese momento de la historia nacional entregaron incluso a sus hijos pequeños a los comandantes o a los militares brasileños con la esperanza de esa forma salvarles la vida. Nadie sabía lo que iba a suceder porque eran momentos muy difíciles e inciertos”.
“Entre estos episodios de entrega de niños está el caso de la señora Isabel Ferreira de Rodríguez, que es la matriarca de una familia muy tradicional de nuestra ciudad, que es la familia Rodríguez. Cuando niña fue llevada a Cerro Corá por un coronel brasileño de apellido Ferreira que la registró como hija, perdiendo su apellido paraguayo que era González. Pasó a ser Ferreira, y posteriormente fue una de las pioneras de la ciudad de Pedro Juan Caballero, así como sus hijos. Esto es apenas un caso que sirve como ejemplo entre muchos más de la importancia del rol femenino en esos acontecimientos de la etapa final de la Guerra Contra la Triple Alianza”.

(Editorial publicada en elnordestino.com edición impresa 17 del mes de Marzo de 2015).

Comentarios
Publicidad
Publicidad
Publicidad