facebook
el nordestino
jueves, 24 de agosto de 2017   02:42 
facebook twitter gmail
version movil

Columnas de Opinión
Diego Ignacio Lozano
Diego Ignacio Lozano
Hotel Para Engordar
El receso de las Fiestas de Fin de año es de algún modo la ruptura del tradicional esquema que asocia el trabajo con la producción y el ocio con el consumo.

Somos individuos que producimos permanentemente contenidos diversos como parte del ocio (de pronto en las redes sociales), y disociamos la producción de nuestro aspecto profesional o laboral.

A partir de esto generamos nuevas oportunidades de conseguir dinero, para nosotros o para terceros (naturalmente sin darnos cuenta).

Es bueno provechar el tiempo libre no sólo para descansar, no sólo para juntar fuerzas pensando en la siguiente jornada laboral, sino para ampliar nuestra visión del mundo. Esto es abrir un hueco a la curiosidad, asomarse a otros conocimientos.

El ocio productivo consiste en dedicar nuestro tiempo libre a actividades gratificantes, para poder elegir  aquellas que nos permitan estar mejor preparados para entender lo que nos rodea y mejorar como personas.

En el ámbito de la educación, se pueden desarrollar actividades que permitan potenciar la creatividad de los aprendices, fomentando consumos culturales, salidas y actividades complementarias a aquellas que se suelen organizar para fomentar la unión del grupo o la pertenencia a la Nación.

Nuestra función muchas veces implica una acción inadvertida en los términos habituales de trabajo. Puede que estemos quietos, pensando en cómo mejorar las cosas. Puede que estemos callados, observando el esfuerzo que hacen los demás para de este modo lograr una simplificación de nuestra propia labor.

El resultado es la obra que les acercamos cada mes, elaborada con un lenguaje cuidado y a la vez simple, teniendo en cuenta las advertencias que recibimos; y también los reclamos.

(Editorial publicada en elnordestino.com edición impresa 15 del mes de Enero de 2015).

Comentarios
Publicidad
Publicidad
Publicidad