el nordestino
viernes, 20 de octubre de 2017   14:46 
facebook twitter gmail
version movil

Columnas de Opinión
Myrian Inés Torres de Jiménez
Myrian Inés Torres de Jiménez
La escuela no es una isla

Es importante la vinculación entre la escuela y la comunidad local, pueda que no  persigan intereses comunes, pero a medida que exista acercamiento y las personas entran en relación en procura de satisfacer sus necesidades se puede lograr el desarrollo material, crecimiento moral  y cultural. Cuando esa relación es positiva y la institución escolar ya no es una isla, sino al contrario es abierta y recibe el aporte cultural y económico de los padres o las instituciones locales sean ellas Organismos Gubernamentales,  Organismos no Gubernamentales y las empresas. Todas las instituciones  de la comunidad verán con buenos ojos la gestión de la escuela cuando esta permite la participación. Argumedo en el año 2000 denominó “comunidad” al conjunto de población que habita en la misma localidad en la que está ubicada la escuela.

Existen varias limitaciones cuando las relaciones no son efectivas. La comunicación muchas veces es un factor limitante, no existe un diálogo franco con la comunidad educativa sobre las necesidades reales de escuela y esta se convierte en una isla que cada vez más soporta sola todo el peso y el compromiso de la educación.

Una institución educativa cerrada a la intervención de la comunidad puede tener tantas dificultades porque se convertirá en una fortaleza amurallada que no permite ver las dificultades y no crecerá, se estancará y tenderá al aislamiento.

Existen varias estrategias, pero todas ellas se pueden ejecutar en el marco de la consulta y de  la lectura de la realidad y no de la imposición: Talleres para padres, proyecto  de “Virtudes familiares”, ferias pedagógicas, los encuentros deportivos, el relato de cuentos, anécdotas,  historias familiares, de la ciudad y del país a cargo de las personas mayores, charlas educativas para estudiantes y padres de familias a cargo de instituciones públicas u ONGs; de acuerdo a la necesidad de la comunidad y del trabajo interinstitucional. En conclusión,  todos formamos parte de la escuela (niveles básico, medio y universitario)  y no podemos negar la responsabilidad y el  vínculo que nos une a ella.


Comentarios
Publicidad
Publicidad
Publicidad