facebook
el nordestino
jueves, 24 de agosto de 2017   02:43 
facebook twitter gmail
version movil

Columnas de Opinión
Helio René Arce Cabañas
Helio René Arce Cabañas
S.M.O. o S.N.O.

En estos días tomó de nuevo gran transcendencia la discusión sobre la importancia o no del Servicio Militar Obligatorio en nuestro País. Sobre su real alcance y significado, en ese sentido se han levantado diversas posturas a favor y en contra de esta institución que llegó a hacer parte de la tradición de nosotros (los paraguayos) perdida un poco en estos días.

Aquellos que defienden el S.M.O. sostienen que este servicio sirve para enraizar los lazos del ser humano con su Nación, prepararlos para defensa de la Patria, además de servir de norte y enseñanza a los jóvenes para andar por el camino de la disciplina y el respeto a los demás, a las instituciones y a los mayores (tan perdido en nuestros días), a más de alejar de los vicios, la delincuencia, la vagancia y otros males a aquellos que aun están en una etapa de sus vidas donde caminan hacia forjar y atinar sus personalidades.

Están sus detractores que la asocian con la explotación, la dictadura y la opresión. Quienes sostienen que no es necesaria de ninguna manera, o que incluso es pérdida de tiempo para los jóvenes. Que en su uso se cometieron varios abusos a los derechos humanos (cosa que también es cierta). Mirar desde esta óptica es analizarla más lo que fue para dejar de ver lo que puede o lo que debe ser.

La importancia y necesidad o no del servicio militar obligatorio lo dejo en manos del lector, que en base a sus propio parecer quitará las conclusiones que creyere es la mejor para nuestro país.

Lo que sí quiero traer a colación en este espacio es que si alguna vez existió (o existe como es el caso en muchos países) un servicio a la patria y que por las realidades de aquellos tiempos en los cuales nació esta institución, ese servicio debería de ser militar. Hoy día la realidad es otra, los problemas son otros, pero la necesidad del país de contar con mano de obra joven sigue.

Necesitamos de jóvenes que sirvan a la Patria y allí viene el cuestionamiento. ¿Debería el servicio a la Patria ser necesariamente militar? ¿O podría haber un S.N.O. (Servicio Nacional Obligatorio) donde el mismo joven pudiera elegir cómo y en qué área servirá a la Patria? Esto podría ser en los hospitales, bomberos voluntarios, centros educativos, guarderías, guardias ambientales o cualquier otra institución que preste servicio al País y que necesita de jóvenes voluntarios. Así se daría la posibilidad de cada uno elegir según sea las posibilidades y aptitudes de cada cual. Esto devolvería a los jóvenes ese perdido nexo con su Patria y daría espacio de poner en práctica valores humanitarios y de solidaridad para con el prójimo.

Claro es que se deberá de crear todo un Sistema y una Reglamentación para la puesta en práctica de esta idea. La que hoy por hoy es solo eso una idea. Queda aquí un pensamiento de consideración: “Cuando se sirve bien a la Patria, se tienen en todas partes muchos amigos viejos.”(José Marti)


Comentarios
Publicidad
Publicidad
Publicidad